Se encuentra usted aquí

 Garantiza el éxito de tu negocio con el método Lean Startup

Garantiza el éxito de tu negocio con el método Lean Startup

Publicado el
Lunes, 25 Febrero 2019
Todo emprendimiento trae consigo riesgos que nos pueden hacer perder tiempo y fuertes sumas de dinero. Con la metodología del Lean Startup no tienes por qué preocuparte.

Poner un negocio por lo general requiere de seguir cuatro etapas: la conceptualización del proyecto, la elaboración de un plan de negocios, la búsqueda de financiamiento y el lanzamiento del producto o servicio al mercado. Pero la verdad es que ese esquema tradicional genera muchos riesgos, pues deja que el éxito solo dependa del tiempo.

Y al final ocurre lo que advierten la estadísticas: ocho de cada diez peruanos fracasan antes de que sus emprendimientos lleguen a los cinco años de vida, según el Foro Económico Mundial. ¿Cómo garantizar, entonces, mejores resultados?

La metodología Lean Startup es una solución para que el proceso de emprender un negocio sea más eficiente y se reduzcan los riesgos de fracaso. Además, tiene como filosofía aprovechar cada recurso al máximo, generando el mínimo de desperdicio de recursos, como el tiempo y el dinero.

Steve Blank fue el primero en usar esta metodología, que evalúa si el producto final cubre las necesidades del cliente. Sin embargo, su pupilo, Eric Ries, fue quien la popularizó a través de su libro “El método Lean Startup”.

¿En qué consiste?

Este método tiene como base el aprendizaje validado, la experimentación y la interacción. El emprendedor empieza con un prototipo muy básico, con funcionalidades esenciales. Luego debe observar qué reacción tiene el público objetivo ante el producto. Con esa retroalimentación del cliente, le toca como siguiente paso hacer los ajustes necesarios hasta llegar al producto final o a la startup definitiva. 

En suma, el Lean Startup es adaptar el producto a las necesidades del cliente y no a la visión del emprendedor. Este cambio de perspectiva ayudará a obtener un producto o servicio más acertado. Esta metodología, definida y explicada por Ries consta de cinco principios:

  1. Los emprendedores están por todas partes

Muchos piensan que los emprendedores son los que trabajan en un garaje o están en una pequeña startup, pero no es así. Según Ries, un emprendedor es cualquier institución diseñada para crear nuevos productos y servicios bajo condiciones de extrema incertidumbre. Es decir, los emprendedores se encuentran en diferentes partes, ya sea en empresas pequeñas, medianas o grandes.

  1. Emprendimiento es gestión

La startup es más que un producto: es una institución. Por lo tanto, necesita ser gestionada. Sin embargo, esa gestión no debe ser llevada a cabo según los mecanismos tradicionales que se utilizan en las empresas. Una startup requiere de nuevos métodos y herramientas para manejar la incertidumbre que los rodea.

  1. Aprendizaje validado

La principal misión de una startup es aprender a construir un modelo de negocio que pueda ser sostenible en el tiempo. Es por esta razón que el ADN de una startup es el aprendizaje continuo, pero un aprendizaje validado, adquirido, en base a la realización de frecuentes experimentos que están orientados a comprobar cada una de las hipótesis que sustenta el modelo de negocio.

  1. Construir-medir-aprende

Es el principio base de las startups. La actividad principal de una startup es, primero, convertir una idea en producto. Luego, este se somete a prueba con los consumidores, cuyas reacciones son medidas por el emprendedor. Finalmente, se extrae el aprendizaje para evaluar si es necesario un cambio de rumbo o el producto está por buen camino. Todo este proceso se debe repetir una y otra vez de forma rápida para conseguir el mayor aprendizaje posible y utilizar el menor consumo de recursos.

  1. Contabilidad de la innovación

Para que una startup mejore sus resultados empresariales y consiga que la organización se sostenga, debe definir cuáles son sus metas y objetivos, y qué camino desea tomar para cumplirlos. Además, debe aprender a medir el progreso, determinar hitos y establecer prioridades en el trabajo.

Si estás a punto de hacer realidad un proyecto de negocio, no dudes en aplicar la metodología Lean Startup. Mantenerte dispuesto al cambio hará que tu producto o servicio evolucione de acuerdo con las necesidades del mercado.

En el Campus Virtual Romero, tenemos el curso Negocios e Innovación para que amplíes estos conocimientos. ¡Inscríbete!

  Comparte en